Recbir Su palabra…

Padre, Hijo y Espíritu Santo, iluminanos

Escribo… mas bien,

mis manos reciben la palabra de Sananda.

Consciencia hermosa que me ampara.

El corazón de Jesús,

me pide que he de cambiar mi vibración,

de la ira y la violencia, al Amor sin condición.

Me dice que,

converse con el agua y la bendiga,

que agradezca la provisión que Él me envía.

Me pide que deje de correr,

para entrar al Reino de la calma,

donde escucharé Su Divina palabra…

Sanación interior.

cuando su cercanía entona un rayo lumínico.

Vibración celestial, cuando se aproxima.

Emanación del Cristo Interior.

Cambia mi voz, palpita velozmente el corazón,

la tinta brota, y Su Presencia dicta la poesía

que enuncia una Nueva Vida…

dirigida hacia quienes, la piden y bendicen.

Luz que viaja al fondo de mi alma,

vida que renueva y trae la profecía:

“Donde la oración vibre y exista,

Jesús y María, serán las dulces compañías”.

Bienaventurado todo aquel

que comprende, la verdad de todo lo que Es.

Mirad al alma, hijos míos…

 

Dejad de ver, lo que No Es.

Cambiad la frecuencia a la que estáis expuestos.

Dejadme entrar, abrid la puerta del hogar,

 

para que pueda llegar

y darles la bendición que os guardará.

Padre, Hijo y Espíritu Santo,

recibidla con la consciencia plena,

de que os guardaré y nada faltará

a los hijos benditos de Mi Edén…