Recogiendo los milagros…

recogiendo flores

Si la Vida es un milagro, recibamos desde el Amor que somos, a cada milagro que nos regala Dios.

Y abonemos en Consciencia y Gratitud, maravillándonos ante los obsequios que brotan en el sendero donde transitamos, para que no pasemos desapercibidos los constantes milagros que se abren a cada uno de nuestros pasos…

Y de milagro en milagro, vivamos a la Vida como el gran gajo de milagros que Es.

Aqui estoy…

morros

Aquí estoy,

en el vaivén

de una hamaca

que se mece

con la brisa

de las olas…

Bajo la sombra

de un árbol

que canta y guarda

a los pichones

que empiezan

a saltar sobre sus hojas.

A picotear

las gigantes borlas

que brotan cual si joyas.

Aquí todo es poesía…

Caracoles, conchas

y peces que retozan.

El mar inspira

y con el sol,

viste de plata hoy…

La marea va y viene

mientras la gaviota

se suspende

entre la corriente

del viento

que no deja de mecerme.

Cangrejos que vigilan,

estrellas y canegues,

¡el arrecife al frente!

Peces azules

que se esconden…

Rememorando al volcán

que edificó

esta guardería sagrada

donde surgen tantas vidas…

Todo pasa…

            Guarda la calma aún ante la tormenta, que ésta no durará una eternidad…

Así como llega de intempestiva, con rayos y truenos transcurre y luego dejará a un aire fresco; más si pierdes la calma durante la tempestad, podría hacer desastres en tu vida.

Cuida de ti, y coloca la mirada en Cristo, Él es la vela que no se apaga aún en la noche más oscura. Vive a la niebla intensa desde la Luz que mora en ti y ten presente, que con ella en tu existir, todo será claridad y podrás iluminar aún a la más fuerte tempestad…        

logo1 copia

Viviendo al Amor desde mi corazón…

sembrando

Acaricia tu piel cuando despiertas y busca al Sol que se corresponde con tu brillo… Eres un Ser pleno de Luz y de calor. Tu brillo emana del corazón y tu afecto tibio y grato se desprende del Amor que no se condiciona hacia toda manifestación de Vida.

Irradia lo que Eres y Vive el principio del Amor volcado en su máxima expresión hacia ti, de esa forma serás un jardinero que cosechara bellas rosas, donde la abeja y cada Ser, llegarán a beber del rocío que expele Dios, a través de tus gestos y obras.

Descubriendo este instante…

Camino-de-Santiago

Si los rieles del viaje en tren que haces, se descomponen y has de bajarte, celebra esa parada y armoniza con el entorno donde estás, porque llegas en el momento exacto, al punto preciso donde has de estar.

¿Pero cómo crees eso, si yo debía llegar a las 11AM., y llegaré con varias horas de retraso? No hay escenario que recorras que no debas transitar, como personas que encuentres que no has de encontrar, como instante en el que estés en un lugar, que no debas vivir. Cada momento se ha de experimentar abierto al cambio, si así sucediera, de lo contrario no vives el Presente que llega por estar masticando el plan, que la Vida ahora te cambia…

En la existencia nuestra, el Universo nos habla con señales muy claras. Su lenguaje es evidente y si nos abrimos a cada instante, como a las circunstancias que llegan y no ejercemos resistencia, sabremos descifrar los “para qué”, que van surgiendo en cada recorrido del viaje de la Vida que hacemos.

Y mientras algunas personas eligen renegar por las horas de retraso del tiempo programado, ven si así lo quieres, recorramos este espacio y encontremos en este instante en el que respiramos, el encuentro perfecto justo en este momento, con estas circunstancias, en este preciso lugar donde se abre este milagro que el Universo nos depara.

Había una vez…

mi viaje

Había una vez un mundo al revés que yo asimilé… Ese plano dictaba para mí, su verdad, que hice mía. Caminé con el planeta circulando sus expectativas, que en aquellos días, de alguna manera, intentaba cumplir porque así lo decían.

Era lineal su campo, tan matemático y calculado de tal forma, que no había lugar a equivocarse si se caminaba de la manera preconcebida, y aunque en ocasiones rebotaba la pelota a mi manera y fluía, tenía que volver a jugar el juego con las reglas preestablecidas y reforzadas a través de los siglos que dictaban los comportamientos a seguir.

La escuela era un ensayo titánico, me colocaba en un pupitre cuadrado cuando lo que anhelaba hacer era circular mi aventura, retozar y navegar en mi sueño, volverlo mi realidad, mas si lo hacía, la nota roja en la libreta de notas reflejaba que debía regresar a la casilla que me solía asfixiar, donde la mayor parte de mi semana debía estudiar.

Luego de algunos años me fui internando en la Vida y en mi Ser… Empecé a vivirme en la Consciencia que nos despierta a cada paso que andamos y me empezaron a gustar tanto estos pasos, que aquí voy descubriendo en cada huella al palpitar de mi corazón. Y evidentemente aquel mundo cambió, es al revés de como un día lo aprendí. Así que, podré estar al revesada, pero este mundo que descubro no lo cambio, porque volar mi vuelo con mis alas y mis sueños, entre el viento que está a mi favor, es una delicia que cada instante atesoro.

El Despertar…

mirando al sol

Que en el despertar de este día, encontremos al Gran Sol que Todo lo ilumina y al agradecerle por Su Presencia en nuestras Vidas, brille nuestro Sol Interior cual si un panel solar que recibe y capta la Luz que es su provisión, para iluminar el camino y ser brillo hacia el Todo…

Página 4 de 101« Primera...23456...102030...Última »