Acercándonos…

mundo mágico

La cercanía a mi, me permite acercarme a ti… De la forma que como me aproxime hacia mi, me acercaré a ti. De allí la importancia de aproximarme amando al dolor que he vivido, para que esa emoción no me tienda la trampa de relacionarme contigo desde la carencia, que he de bendecir y volverla Amor.

¿Qué es complejo? No lo es… Simplemente es dar un paso desde el corazón hacia mí, para que pueda escuchar sin disfraz a tu grandioso palpitar que late en mi, porque el mundo merece que le Amemos.

Vayamos por el mundo interior amándonos, para que florezca la unidad del Amor colectivo. Es con el corazón, el paso a dar, así crecerá en el desierto un caudal que irrigará Alegría y Paz.

La Ley del Orden, ha de ordenar este caos…

faroles 1

Ahora fue un día en el que andar por entre algunas calles de piedra, activó ciertos recuerdos que guarda mi memoria infantil, como cuando de niña llegábamos con mi familia adonde la bisabuela… En aquel entonces los andenes lisos sobresalían al lado de las piedras muy bien puestas en las calles donde habían pocos autos, que los niños solíamos jugar de contar, por colores y modelos.

Y mientras caminamos en Ataco, fueron surgiendo en el recorrido hermosas artesanías de buen barro y disfrutamos de bellas pinturas de un colorido mágico que descubrimos entre una multitud de faroles que incendian la tradición de la fiesta de carácter popular religioso, donde se conmemora la víspera del nacimiento de la Virgen María. Sombreros de múltiples estilos y tallas, esculturas muy bellas, fruta fresca, atoles de variados sabores y el sorbete de carretón imperdonable, al lado de todo un abanico de textiles de algodón de intenso color, entre los que nos encontramos con una mujer mayor que a paso lento iba caminando con su carga…

Llevaba un recipiente con cierto peso sobre su cabeza y al aproximarnos hacia ella, pudimos descubrir a una señora de rostro moreno que muestra en las arrugas de su piel, la cercanía a los 90 años. Su mirada profunda de gran dulzura nos cautivó y mientras una multitud de caminantes la pasaban desapercibida, descubrimos que vendía los primeros jocotes que se cortan de los árboles cuando inicia la cosecha. Era imposible dejarle de comprar, aunque esta vez, lo hizo la persona con quien caminaba entre tanta algarabía.

Cuando se le pagó por la compra de tan suculenta fruta, la linda vendedora se persignó llevando su vista hacia el cielo, en señal de Gratitud. Su Fe y humildad se adentraron en nuestros corazones y cuando se le obsequió un regalo con Amor, dulcemente nos regaló su bendición.

Ahora ya afuera de dicho ambiente y en la quietud de mi hogar, reflexiono sobre ese ejemplo que ella nos da, al salir a su avanzada edad, a vender fruta para poder comer… Cansada de caminar y con evidente dificultad para manejar su carga, acalorada por el fuerte sol, pese a las crudas circunstancias, ella sale a la calle aún entre la adversidad, para obtener el dinero que no es fácil, pues su cuerpo por el peso del recipiente y su carga, se doblega en el camino.

Y mientras en este instante la recuerdo, me pregunto: ¿Cómo es posible que tantos jóvenes y adultos que gozan de buena salud, roben en la calle o desde sus cargos de trabajo y busquen oportunidades para obtener sin el menor esfuerzo, el dinero mal habido que no merecen? ¿De qué manera esta población mayor, invisible a los gobernantes de turno, ha de ser tomada en cuenta para recibir el apoyo merecido?

Mientras un anciano no sea visto con respeto y sabiduría, ni asistido como se debe y se reparta del dinero de nuestros impuestos, cual si fuese una piñata que premia a los jóvenes que no hacen nada, la Ley del desorden seguirá desordenando.

A esa señora es a quien hemos de honrar y ayudar en el camino, pues además de ser raíz, sus pies ya están cansados de andarse desangrando tanto… Esta es la Ley del Orden, que supera este gran caos y  que hará florecer luces por todos lados, como estos bellos faroles que ahora nos están iluminando. 

En el primer vagón…

nacemos

En el Primer Vagón del Tren. Parte II

Durante este recorrido en tren, puedo ver una campiña esmeralda con siembras infinitas de girasoles… La tonalidad oro de tantos tesoros que brotan al unísono, me hace experimentar como cada flor es una inspiración Divina que segrega semillas que vuelan y se incrustan en la matriz de la tierra.

Viajo en el vagón del Amor y al entrar en contacto con mis sentimientos ante esta siembra espléndida de girasoles, conecto con la semilla que soy y me adentro al espacio sagrado donde me provee el vientre de mamá, de cada nutriente para germinar. ¡Cuanto Amor nos funde en la matriz tibia que Dios nos obsequia, para desarrollarnos en esta perfección…!

Aquí estoy y es precisamente en este asiento donde viajo ahora, en el que experimento mi viaje hacia el útero de mi primer existir y mientras soy puro corazón latiendo, todo es una obra Maestra. Veo como late mi Vida, adentro de su Vida, y como mi pulsación mora adentro de este lugar tibio y pleno donde Soy.

En este viaje entro al silencio sin historias, soy energía y latido y aquí desde este lugar mágico me conecto con todo lo que Es corazón, porque Soy puro corazón. Lato con el manantial de la Vida al unísono, como con cada gota del mar; con la flor y la abeja; con las estrellas y el Universo, como con el viento y con cada trazo perfecto de Dios, me fusiono con toda la Creación perfecta que Soy.

Aquí no hay mente porque todavía mi cerebro no se forma, ni hay historias que afuera se inventan y se cuentan una y otra vez, pues todo lo que recojo es la vibración de Amor. Ningún juicio de valor que separa y fragmenta, ninguna ilusión, se acerca a lo que Soy, pues dicha energía no forma parte del gran Amor que mamá al incubarme en su vientre me obsequia. Soy el corazón de la Creación del cual parte mi Vida, únicamente eso Soy.

Las cosas por las que se preocupan afuera, los juicios de valor, deseos, necesidades y expectativas, son inexistentes en mi existir ahora que empiezan a formarse mis piernas y mis brazos; como el cerebro que emana del espacio sagrado del corazón que Soy. Me vivo en el vagón donde todo lo que Soy, es puro corazón.

En este estado no hay sujeto ni objeto, un yo ni un tú, un mío ni un tuyo, o un yo separado, rememoro a la Naturaleza esencial que me constituye, que es la misma que la del universo entero. No existe distancia entre la luz que Soy y la de la estrella más lejana y paradójicamente, esta directa experiencia de unidad y de Ser corazón, empieza a pulsar para nacer y al salir de la amada matriz de mamá, debo grabar en cada una de mis células, que ahora que me diferencio, Soy puro corazón y esta es mi conexión vital que he de preservar para Ser la unidad con todo corazón.

Y en este vagón del tren de la Vida, agradezco conectar con mi bendita madre y el Amor se expande para bendecirla por darme de su célula viva y palpitante ese ambiente de donde parte mi existencia. Soy corazón, y no he de olvidarlo nunca… ni inventar diferencias, ni juicios, ni divisiones, pues mi gran familia posee un corazón Divino que pulsa al unísono con el universo Dios, por ende, con lo que Yo Soy.

Del pantano, al Nirvana.

armonía-19

Me embarco en mi propia canoa, no hay mapa alguno que me diga hacia donde he de dirigirme, ni GPS que me oriente… Luego de navegar en mis propios pensamientos, empiezo a adentrarme en el pantano del miedo que me hace temblar e imaginar que en el camino que elegí, hay un peligro inminente para mi sobrevivir.

Utilizo mis patadas de ahogado cuando invento los uno y mil desastres e imagino que un monstruo amazónico me puede depredar de un solo bocado… Tengo hambre y pierdo fuerzas al inventar la tragedia que me puede ocurrir, cuando de pronto encuentro una pequeña isla donde puedo descansar algunas horas. Abro mi hamaca, me acuesto y me duermo fatigado de pensar y repensar, hasta que me libero y amanece.

Despierto, y mientras todavía me bambaleo en la cama flotante atado a dos palmeras, me encuentro mas fuerte que el día de ayer, cuando viví la tempestad de mi mente. Algo ha cambiado en mí, ahora, es como si al abandonarme y dejar de inventar, la brisa es mas suave y desde esa calma fluye en mi una corriente de Vida que me muestra el rostro hermoso de este afluente donde navego hoy.

Cambia mi  perspectiva luego de vivir mis temores más ocultos y empieza a aclarar el camino que recorro con este par de remos, abriéndome paso entre un estero cada vez mas sereno y mas limpio. Estoy centrado en mi objetivo, no espero, ni me disperso, ni invento nada que me aparte de Ser. Vivo mi respirar en Consciencia y luego de años de vivir condicionado a lo catastrófico, aprendo que he de experimentar la emoción y al reconocerla en el silencio, encuentro que brota en mi una fuerza que me impulsa a vivir este instante, en el que no hace falta ningún GPS, pues la intuición que emana en la calma, encuentra fluidamente este Nirvana.

“Carmín, un laberinto de sueños esperanzadores”.

Carmin, Madrid 1

Pongo a tu disposición mi libro publicado en Madrid, en formato físico:

Carmín, un laberinto de sueños esperanzadores”.

Una primera letra… y de ella surge cada vocablo que enlaza la trama de esta novela que grita, calla, busca e implora, expresa ese estado donde el alma enhebra frases y vivencias. Carmín rememora, llora, se sobresalta, se pierde y se encuentra con laberintos inimaginables. Entre el deseo de vengarse escribe el diario de sus experiencias y aprendizajes, cohabita con sus fantasías, se esconde y reaparece, pero sobre todo, descubre a la rosa…

Me da gusto invitarte a este viaje que inicia en un Laberinto donde no se veía casi nada. La bruma personal a veces impide ver y es que después de todo ¿quién no ha estado inmerso en algún laberinto del que creía que jamás saldría?

Carmín es una maravillosa alternativa para la vida. Son tantos los aprendizajes que surgen en medio de remolinos y de tantos desafíos, que en los momentos mas difíciles me propuse que si salía viva de ese lugar, compartiría contigo todo esto que aprendí y por eso estoy aquí.

Hay tantas historias, como aprendizajes que te ayudarán a ver con claridad esa salida que surge cuando crees que todo ha terminado o se ha tornado un imposible…

Mi encuentro con Carmín, es clave, y lo será para ti. Volverás a VIVIR y te dará un secreto dulce, hermoso y profundo para que puedas ser Feliz.

En el primer vagón, del tren…

viaje en tren

El Viaje en Tren… 

Mientras ahora recibía a un nuevo día en plena Gratitud y saboreaba el café de maíz, que recién hervía con algunas especias frescas entre las cuales la canela es una de mis favoritas, llegaba a mi sentir el sonido de un tren que sobre los rieles traquetea, hasta que se detiene en la parada…

El Viaje de la Vida tal parece que es como viajar en un tren. Para entrar en uno de sus vagones preparamos el equipaje y éste será dependiendo de la estadía y la finalidad del recorrido. Si la valija del viaje de la Vida pesa mucho, rodarla, manejarla y subirla será tortuoso, aunque cada quien y cada cual es libre de llevar algo liviano o de portar como equipaje a toda una fila de maletas a un costo lo bastante caro.

Cada vagón del tren transporta a tantas historias que viajan hacia distintos destinos y aunque en cada quien, hay sin lugar a dudas mundos personales; también viajamos con historias a veces muy afines que compartir. Así, el viaje de la Vida nos muestra escenarios color esmeralda donde la vibración es tan grata y clara, como túneles donde la oscuridad encierra ciertos misterios a develar.

Este tren de la Vida es como una escuela que he de recorrer de vagón en vagón e iré develando lo que en cada uno de ellos encuentre para compartirlo semanalmente contigo. Ahora me he subido en un vagón donde una madre joven lleva a su hija recién nacida entre sus brazos. Mirarles y sentirles me hace viajar hacia aquellos instantes cuando mamá me llevaba en brazos. ¡Que delicia la temperatura de sus manos, cuando con dulzura solía acariciarme! Caricias que nos han hecho sentir que el mundo es amoroso…

Y como viajo en este vagón que es puro Amor, sube a él un padre muy jovial, quien se adentra con sus dos hijos y se sienta en el asiento vecino. Mientras ellos juegan con un rompecabezas, él, aunque lee algo suyo, les coloca una que otra pieza sonriendo, mientras ellos en la misma sintonía alegremente continúan tratando de encontrar esa pieza clave, para continuar…

Mientras siguen subiendo a bordo los pasajeros que corresponden a este vagón, por la ventana diviso a una mujer que no puede subir por la cantidad de maletas, ella tiene que quedarse para esperar al tren donde viajan los excesos… Se cierran las puertas, la bocina del tren se activa y empieza a correr.

¡Hasta pronto! Luego te comentaré la experiencia que encierra este vagón.

Experimentando esta sinfonía nocturna…

gotas

El canto de los grillos me fascina y esta noche entonan una música mágica… La niebla que queda después de un día de intensa lluvia, aquieta los sentidos e invita a la introspección. El respirar es refrescante, húmedo, vivificante, con olor a yerba fresca y este instante en el que respiramos es todo un milagro.

Hay un momento silente, éste. En el que las palabras callan y el “cri cri”, es todo lo que se escucha…

Nada es para siempre…

ayer y hoy

Ayer, era para ti. Ahora, ya no lo Es… Por ende, no te aferres a las estaciones de la Vida que cada cual y cada quien, cumple con su propósito de Vida.

Vívete en verano, mas no pidas que sea verano cuando el invierno ha llegado. Fluye y sumérgete en el mar viviendo al mismo océano, sintiéndole, saboreándole, porque luego podrás estar en el desierto y cuando esto ocurra, no podrás flotar como lo haces ahora.

Ayer, era de sal. Ahora es de azúcar… Saborea a la Vida tal cual llegue para ti, descubrirás en ella a todo un abanico de sorpresas con toda una diversidad de momentos únicos que no duran para siempre.

Página 5 de 101« Primera...34567...102030...Última »