¡Cuan abundante es Dios…!

Cómo-atraer-la-abundancia

La abundancia del Padre de Todo lo que Es, es la salud en mi.

Poder inhalar a su Divinidad, entre el fresco vaivén de las ramas de los árboles que siguen el curso Divino de Su existir, me enseña a fluir…

Con la lluvia refresca mi existir, vivifica mis sentidos, limpiándolos de ruidos.

Serenamente me conversa, en la quietud.

Es el Gozo de mi existencia.

La llama perenne del Amor.

¡Cuán próspera y abundante es Su Presencia Divina!