De cuenca en cuenca…

elevando la vibración

El faro de mi Vida es Jesús.

Su manto devela a la estrella

que yace en mi mundo interior…

Ella brilla cual si un tierno sol

y me inspira a hilar en cada caminar

la lección que enhebro en un collar.

De cuenca en cuenca tejo y destejo

los pasos de este recorrido,

que hilvano con la Luz del Maestro.

Algunos son como chispas Divinas,

mientras que otros, sin Luz,

me hacen ver el contraste de vibración.

En el collar de mi vida, hay una perla

que ha quedado cual si broche

que decora. Ella devela la pureza…

mientras que la negra, lo que he de depurar.

¡Bendita sombra que se integra a mi Vida!

Benditas Luz y oscuridad…

Brilla la Vida cual si joya que atesoro,

en ella integro con Amor y con paciencia

la lección que se plasma en dualidad.

Nota sagrada que he de afinar,

para que se torne en una transparencia

y pueda ver en ella, al rostro del Maestro.

Hilvano, tejo y destejo… el hilo es dorado

y al enhebrarlo con gratitud y consciencia,

cada cuenca antes negra, empieza a brillar.

Agradezco, sólo agradezco…

al gran Dios me brinde esta oportunidad

para reivindicar.

Entonces, poco a poco, paso a paso…

cada cuenca se transforma y vuelve un tornasol,

para reflejar el arco iris que ilumina

y que palpita pleno de Amor sin condición.

Así es mi Vida, el hilo conductor es Dios,

y la iluminación la estrella de Jesús.