Dos Ángeles tocan a tu puerta…

Dos angelitos

Descalzos,
endureciendo
sus tiernos
pies.

Con hambre,
mientras
el exceso
despilfarra…

Dos Ángeles
viviendo
las consecuencias
de la miseria

inhumana.
Sorda y ciega,
sin corazón
se va quedando

la ciudad…
El ruido acapara
y distrae al mundo,
de lo esencial.

Descalzos,
dos Ángeles
con frío
y soledad…

A la espera
de que,
la sociedad
se convierta

y les vea…
Que les contenga,
como la joya
de los cielos

que anda suelta,
y hay que enhebrar
con el Amor
que trasciende

a la indiferencia.
Despierta,
que los Ángeles
tocan a tu puerta…