El río de la Vida…

ninos-jugando-15

El río de la Vida
canta,
cuando la niñez
de felicidad
se baña…

Hace brotar
a nenúfares,
que alegran
el recorrido
de la balsa.

Dulce es
la embarcación
que navega
sutilmente,
llevando a su hogar

a los Ángeles
que visten
de naranja…
Sutil el movimiento
de las aguas.

Transparencia
que capta y refleja
la alegría
de la niñez
que crece sana.

El fluir
del río de la Vida
nos invita,
a ser una gota
de sus aguas…

También la balsa
que sostiene
a la niñez,
para que su pureza
se conserve…

clara, amorosa
y sonriente.
Para que sea Luz
y haga brotar
entre las sombras, al nenúfar.