Hablando sin hablar…

gato y perico

Cuando los imposibles son posibles, es que la mente se ha rendido al corazón… He allí la perfección del milagro que late al unísono entre los dos. El milagro nos invita a ese acercamiento donde se habla únicamente el lenguaje de las almas.