Hay un canto…

pericos

Hay un canto que escucho entre el árbol y ahora que me he silenciado, lo empiezo a percibir… Es el canto alegre que nos regala Dios, y únicamente puedo escucharlo y disfrutarlo cuando me silencio y callo a las voces que No Son.