La verdadera autoridad

La verdadera autoridad es la consciencia amorosa universal y la moral de mis actos, de lo contrario, la amoralidad que emana de mí es la plaga que pierde a la buena semilla que asimila a la savia circulante que emborracha.