Larissa González

Carmin es un libro mágico. La reflexión de cada capítulo, de cada encuentro, de cada aventura, es una parte fundamental ya que los relatos son experiencias que todos hemos pasado y que se aplican a lo que vivimos en nuestras relaciones con nosotros mismos y con los demás. A mi me ayudó a conocerme más, a valorar lo más importante de la vida y a ser feliz. El colibrí y la flor son seres increíbles que viven a nuestro alrededor de tantas formas… Son mi ensenanza más preciada.