Míranos con tu Amor…

  Niños

 

Es frío y duro el suelo,

letal el hambre

y escalofriante,

la calle, como hogar.

Aquí en las gradas

no hay frazadas…

y el cielo aunque es bello,

de noche el sereno

se cuela entre mis huesos…

Tiemblo de frío,

y tengo un miedo que

paraliza mis sentidos.

Soy un milagro

de la Creación, que bajó

para sentir los abrazos

amorosos del Gran Dios.

¡Congelado estoy…!

La prisa en la que van,

no deja verme, ni escuchar

mi gemido de dolor.

Duele el hambre,

y el no tener un techo,

o una fogata que caliente

a mi pequeño cuerpo.

Mi hermano es mi almohada

yo, su colchón y frazada.

El calorcito de ambos,

mitiga el llanto…

de vivir en la calle,

de urgar un hueso de pollo,

o una fruta putrefacta

en el basurero aledaño.

Somos la niñez del ahora,

que clama por tu misericordia.

Por favor, brindanos tu calor

y si puedes, abrazanos con Amor.

Bendito el corazón

Que escucha a nuestra voz…