Navidad… blanca Navidad

 

fondo-arbol-de-navidad

Navidad, blanca Navidad…

Copos de nieve que caen

sobre el abeto que viste,

un collar de cuencas largo

con luciérnagas brillando.

Doradas borlas de luces,

entre el verde esperanza,

donde la blancura pura

con su magia, da elegancia

a este bosque encantado…

Llamitas que de rojo vibran,

prendedores que entonan

entre el perfumado aroma,

la canción que el árbol canta

a la orilla del riachuelo congelado.

Avecilla que en su corazón palpita,

ardilla saltarina que agrega su alegría,

nueces que brotan en sus ramas encendidas.

Navidad, blanca Navidad…

Todo el campo ahora es blanco.

El venadito por la prisa se desliza,

en el bosque se ha corrido la noticia…

que los niños poco a poco se aproximan.

Uno a uno van llegando, frente al árbol.

Navidad… blanca y linda Navidad.

Cada niño y cada niña lo bordean,

mientras el búho se cuela

entre los faroles que llevan en sus manos.

La luna que está llena agrega su belleza,

y se suma a esta fantasía tan plena.

Navidad, blanca Navidad…

Los villancicos empiezan a cantar.

El árbol está de fiesta y la naturaleza

abraza este gesto al abeto

rodeado de panderetas y Amor.

La nieve, la liebre, el quieto río.

Los copitos que Caen lentamente,

entre la sutileza de los Presentes.

El árbol y sus luminarias que danzan

al compás de la música sacra.

Navidad… bella Navidad.

Blanca la pureza de la nieve

que viste a una inmensa esmeralda.

Vivificante el rayo rojo, que surge

entre la gama de dorados.

Navidad… momento único

para formar una rueda y cantar.

Villancicos y gestos que deshielan

al hada negra y fría de las tinieblas.

Fogata que se enciende en el corazón.

Navidad… blanca y pura Navidad…

Brota la amistad y el Amor se adentra

entre la convivencia de la Consciencia.

Estrella que bajo la comunión renace

y se posa en el abeto, que ilumina al planeta.

Bella la cara que tiene,

aquel copito de nieve,

que ahora graciosamente se detiene…

sobre tu sombrero verde.

Navidad… blanca y sutil Navidad.

Campanitas que repican,

eco que se adentra en el espíritu de la niña.

Sonido que emana del corazón,

que se abre cual si flor.

Compasión… amorosa Navidad.

Estrellitas que del cielo van bajando

cual si lluvia que acaricia la mejilla

de la niñez que alegremente

nos acompaña con sus risas.

Navidad… Bella y blanca Navidad.