En el Nido de nuestras Vidas…

En la Gran Matriz de nuestro hogar la Tierra — la incubadora por excelencia de nuestra vida terrena—, existe un momento para la fertilidad, que es el despertar de la primavera.

La Naturaleza ha estado durmiendo en estado latente. En ciertos lugares sin lluvia, aquel verde se volvió agreste, o de alguna manera yace aún bajo la nieve en un invernadero gélido, esperando la primera gota de lluvia que le despierte. Hay períodos de gestación en los ciclos de Vida y abrir la Consciencia de nuestra unidad con La Madre Tierra que nos gesta y provee de tantos regalos, como reconocer y agradecer su Amor al lactarnos y brindarnos lo que necesitamos para existir, es entrar en sincronía con el milagro de existir.

El Nido de Pascua contiene huevos con embriones que laten al unísono con el Universo y reconocer que cada día se tiene la oportunidad para latir en resonancia con el Amor, como el núcleo del nido, es elegir en Consciencia el abono y la fertilización de este nido grandioso al cual pertenecemos, para renacer cada día a la Luz de la Primavera que somos.

Existen rituales mágicos de fecundidad y Gratitud desde la Concepción Maya, que nos conectan con la Consciencia y el Espíritu Cósmico, rindiendo homenaje al Abuelo Sol y a los elementales que nos proveen de Vida. Se honra a la Tierra, se le mira, se reconoce y agradece su legado, se le brindan ofrendas simbólicas poniendo en marcha a la reciprocidad. ¿Le honramos nosotros? ¿Barremos nuestra basura mental, para no ensuciarla más? ¿Estamos conscientes permanentemente de su belleza y pureza sin igual? ¿Le respetamos? ¿Cuidamos con sutileza a la Vida que brota del bendito cascarón y les hacemos crecer con la sutileza de Dios?

Despertemos a la Primavera de nuestra vida, como lo hacen las aves de sus cascarones y fertilicemos con Alegría y Amor el nido, como lo hacen los conejos que se procrean abundantemente. Fecundemos a esta Primavera y hagamos que renazca la flor del cerezo en nosotros, abonando con gotitas de Amor nuestra Vida, para que podamos agregar a la bella floración de La Creación, la miel donde llegarán las aves a fecundarse de mas Vida. Y ahora vayamos a bendecir a la Primavera que brota en gajos de flores multicolores en el prisma de nuestras Vidas…