Ser…

Infinito mar infinito

La marea mental va y viene y nunca se detiene…, hasta que te silencias y desde su profundidad agradeces al todo que te amalgama. En el estado de gratitud empieza a Ser el silencio, donde te encuentras con la verdad de la Luz de todo lo que Es. Entonces, no hay marea, sólo la profundidad del mar donde eres Paz.