Siendo…

colibri

Si el colibrí mueve sus alas y se impulsa entre el señor de los vientos para besar a cada flor que en su recorrido encuentra, podemos seguir su ejemplo y besar en gratitud a cada experiencia que en cada momento presente nos reencuentra.

Ser cual si el colibrí es aprender a extraer de cada situación al dulzor que la colmena de la Vida nos obsequia…