Soy un halo de Luz…

halo deluz

Soy un halo de Luz

que he venido a la Tierra,

para fusionarme

y fusionar,

lo que la dualidad inventa.

Egos fragmentados

que marginan espacios…

Fronteras con muros elevados,

que diagraman

posesiones y a “no gratos”.

Siembras de rencor

que ciegan y no hacen ver

a los ojos blindados…

Armas que escupen fuego,

dragones que sobrevuelan

y caen en picada,

haciendo una explosión letal

en la familia y la escuela,

en los parques donde se juega…

¡La demencia anda suelta!

Víboras que emanan,

de la ira y prepotencia.

El poder y la sombra

comen, sin importar la sangre

que brota de las cuevas.

Soy un halo de Luz

que ha venido a la Tierra,

un anillo de Amor

que hilvana en la red del planeta

puntos de anclaje

donde, todavía se sueña…

Donde las mariposas azules,

vuelan

 donde la niñez juega

y trenza en la cola de su cometa,

un mensaje que envía

al universo, a la Osa Mayor

y a la estrella…

Una aventura inigualable

que navega en el río donde,

los pececillos hacen fiesta.

Soy, ese valle esmeralda

donde anida la esperanza.

 El bosque, sin la sierra…

La consciencia que se abre,

cuando brota el botón

de una camelia.

O el jilguero que entona

en el amanecer

 el buenos días a Dios.

Soy un halo de Luz,

que recibe del buen Jesús,

la humildad…

que ha de prosperar.

La compasión y unión,

donde no hay un Tú, o un Yo.

Soy un halo de Amor,

que unido a la malla de Dios

recibe y da, sin acumular.

Soy  la gota de miel,

el candor…

la poesía y el mar.

Ese halo que unido a tu Amor,

genera la expansión

que se funde con Dios.