Tan sólo una mirada…

miradas

Tan sólo una mirada,

pero que sea diáfana…

Sin velos que no dejan

experimentar,

al alma viva, que es poesía.

Tan sólo una mirada,

que refleje el brillo

y la sutileza del alma

que inspira a mirar

mas allá de los confines…

Una diáfana mirada,

que sin hablar lo hable todo

y a la vez no diga nada.

Simple, libre, sin pensamiento

alguno que intente silenciarla.

Una mirada tibia y serena,

la verdadera… pupilas dulces,

tiernas e intensas.

Tan sólo una mirada,

¿Para qué otra…?

La tuya lo habla todo,

penetra al alma misma

de la sincronía, donde las almas

hablan y usan un lenguaje,

donde el Amor se expresa

sin límites, que le reducen

a la nada.

Tan sólo esta mirada,

sí, la tuya, que se adentra

y toca a mi alma…