Tierno encuentro, mar adentro.

tortuga bella (Fotografía de Alessandra Monterrosa Ferracutti).

 

Quietud…

hasta que la escuche.

Silente voz

que empieza a aparecer.

Surge la calma,

sin decir una palabra.

Se abre el lenguaje

de las almas…

Vienes,

tu esencia deja una huella

plena, tierna, aventurera,

que reivindica al planeta…

Latidos del corazón

que crean un ritmo

incesantemente bello,

que se fusiona con la flor…

Con la apertura de la ostra

que abre su boca

para mostrar a la perla,

que surge de la transmutación.

¡Quietud y Paz,!

Floto… y entre esta maravilla

cobra vida una tortuga

nunca vista.

Belleza sin igual,

su Ser se detiene para mirar…

Flotantemente hermosa se desliza,

en su amoroso hogar, el mar.

Sensación plena,

verdaderamente bella…

Momento para agradecer

sumergida en este encuentro

donde la mar me invita

a adentrarme en esta fantasía

de verdad.

Plenitud que me llena de Paz.

Esperanza que todavía está,

y que expresa un lenguaje universal

guardando adentro de su carapacho

a un tesoro existencial…