Todo es Dios…

la foto-126

Caminando entre la belleza de una naturaleza donde Dios diagrama la armonía y donde hay ese respeto por la Vida, me adentro en un lugar donde los árboles crecen mas allá de las nubes. Bosques que cohabitan en Paz, naturaleza abierta que celebra en la quietud una oda al Amor.

Silente ambiente, alfombras de hojas que ayer verdes, rojas y doradas ahora. entretejen maravillas. Ríos de agua templada y tan clara, en los que las marmotas se deslizan entre el movimiento oscilante de las enredaderas que subacuáticas danzan con el cauce del río y de la sutil brisa.

Todo es verde, mi andar se adentra gradualmente en el corazón de este ambiente. Elementales que custodian un estanque, grandes árboles que se abren cual si cortinas para mostrar a un corazón que palpita, misterio que devela a una familia que recibe los primeros rayos de un sol que da ese calor, que luego de invernar, calienta y alimenta.

Palpita el bosque y juegan las marmotas entre el cauce transparente de un canal bajo el trinar de las aves, mientras docenas de patos elevan graznidos que se suman a esta música. Brotan las minúsculas flores de todos los colores que Dios siembra en las praderas y en el estanque me fusiono con el palpitar de una familia que unida encuentra espacio en un tronco, para ser bendecida.

Una, dos, tres… varias tortugas que suben a la isla flotante en medio del estanque para recibir al sol, destellos de luz y de calor. Magia, serenidad, mi gratitud al Co creador, por obsequiarme este espacio bendito donde Soy una con este todo que se funde con mi corazón.