Un beso a Dios…

niño con flores

 

Con el poder del ahora,

en este instante tan mágico,

elijo Ser la flor que

abre sus pétalos

sin prisa alguna a la vida.

Ella misma en mí,

y yo en ella,

mirando con gratitud

el bello jardín que nos recibe.

Delicia pura es la brisa

que nos toca.

Ah sutileza que nos besa,

calor de un Sol

que nos alumbra…

y ante Él, se rinden las penumbras.

La Vida es bella

y entre el jardín de hortensias,

los lirios ambarinos,

las amapolas y las rosas,

cual si espejos que expelen

el aroma donde la abeja

hace fiesta…

Colmena de dulzura

de donde caen gotas

cual si lluvia.

Rocío que alimenta al paladar

de la Creación,

donde yo Soy la miel

que expande con Su Amor,

el corazón, hasta besar a Dios…