Un manantial…

ciervo-bebiendo

Esta mañana, un sabio anciano decidió andar en un sendero misterioso… Por momentos se detuvo en el camino ante escenarios mágicos. Un manantial de agua clara refrescó sus manos, sus labios, su sediento paladar, su vida; mientras el croar de las ranas y el canto alegre de los grillos le abrazaba, por que él, se dejaba abrazar…