Una grandiosa fiesta…

arco y mujer

Canta el gallo…

la mañana es clara

y las nubes han barrido

a la noche

que ahora duerme

en otro rincón de Dios..

El sol diagrama

una acuarela luminosa

de rayos que,

me invitan a recibir

su baño dorado

y sanador.

El viento fuerte esta presente

y el sonido estridente

mueve la energía estancada.

Baila alegremente

el bosque de grandes robles,

mientras las bellotas caen

cual si gotas que rebotan…

Toc toc, una me despierta

y al escuchar su voz,

salgo a encontrarme

con la alegría matutina

y un día fresco

que me da los buenos días.

Toc toc, toc… lluvia sonora

que toca una melodía,

entre el kikiriquí y las gallinas.

Sinfonía del campo

que me invita a vivir esta poesía.

Magia que se devela

entre el sonido y la fuerza sutil

del río de viento

donde me suspendo.

Día pleno lejos de la ciudad,

de abrazos donde las flores

amarillas, blancas, violetas

y azules, me obsequian

los ramos que Dios inventa,

para hacer de mi Vida

esta grandiosa fiesta.